Seleccionar página

Pues es que es verdad, hay veces que aunque parezca muy evidente damos vueltas alrededor de la puerta porque no le ves… ¿pero dónde está el buzón? y hay veces que lo tienes delante, hay muchos que son como este de rendija y como no te lo digan…ni le encuentras. Pues eso, que ¡muchas gracias!

 

Ir al diario de un buzoneador