Me encanta este buzón tan animado, es súper original y no es nada más que un maniquí, delgadito eso sí, y el buzón en la cabeza, divino y original. Ojalá todas nuestras calles estuvieran llenas de estos detalles que te sacan una sonrisa.

 

Ir al diario de un buzoneador