Este es uno de los buzones que más me han impresionado y el que siempre me gusta volver a ver. Está en Galapagar, en una urbanización que se llama Alejandro Magno. Me encanta porque está hecho acorde con la casa y porque tiene su hueco hecho, por lo que creo que el dueño pensó desde el primer momento en hacer ese buzón y el detalle de la moto es divino ¿ o no ?

 

Ir al diario de un buzoneador