Está claro que el propietario de este buzón es un manitas, porque el buzón es bien simple, uno de estos tipo americanos que ahora se venden mucho en España; pero hay que tener imaginación para darle ese toque distinto y que lo haga especial. Me gusta, sí.

 

Ir al diario de un buzoneador