Qué frio buzonear en esos días que llueve o nieva. Pero de vez en cuando nos encontramos con estas sorpresitas que nos animan el día y nos sacan una sonrisa gigante y un montón de fotos, eso sí. Simpatiquísimo el muñeco.

 

Ir al diario de un buzoneador