Este cartel está en una urbanización de Galapagar y no es que cuando le vea me ponga a buzonear más feliz, sino que no hay vez que no pase por allí que no cante eso de “al jardín de la alegría quiere mi madre que vaaaaya…”

 

Ir al diario de un buzoneador