Sí, porque de cuando en cuando nos encontramos con algunas casas que son bastante bonitas. De ésta me llamó la atención que no tiene valla ninguna y la entrada me pareció súper acogedora y si os fijáis bien tiene un gatito en el felpudo que debe ser el guardián de la casa.

 

Ir al diario de un buzoneador