Pasamos tanto tiempo en la calle que al principio no te fijas en las cosas que te rodean, simplemente vas buscando el próximo buzón o mirando tu plano para no perderte, pero cuando ya llevas un tiempo yendo al mismo sitio, empiezas a descubrir que la calle está llena de pequeños detalles y cada casa es un mundo por descubrir. Imaginación y reciclaje le echaron a este tiesto tan original, porque si os fijáis bien es un neumático de coche, impresionante el resultado.

 

Ir al diario de un buzoneador